Buscar
  • Dr. Bonilla Arcaute

GLUTEOPLASTIA: CIRUGÍA DE AUMENTO DE GLÚTEOS


El aumento de glúteos es uno de los procedimientos estéticos más solicitados actualmente. Las estadísticas indican que ha habido un incremento de las Gluteoplastias de un 20%-30% en los últimos dos años, debido en gran medida a la creciente influencia de los nuevos cánones estéticos provenientes de América Latina.

Son mayoritariamente las mujeres quienes demandan estas intervenciones de aumento de glúteos. En el caso de los hombres, los que recurren a la gluteoplastia lo hacen, sobre todo, para complementar el trabajo que realizan en el gimnasio y lograr en las nalgas una masa muscular proporcional a la del resto del cuerpo.

Sin embargo, la inmensa mayoría de las personas interesadas en esta intervención no busca conseguir glúteos muy grandes, sino que, como ocurre en todas las intervenciones que implican una remodelación del contorno corporal, pretenden unas expectativas realistas. La paciente se deja o debería dejarse asesorar por el cirujano plástico para que el tamaño de las nalgas mantenga la proporcionalidad adecuada con el resto del cuerpo.

Implantes e infiltraciones de grasa autóloga

En la gluteoplastia de aumento, son dos los procedimientos más empleados: la colocación de prótesis y la infiltración de grasa de la propia paciente, aunque también existe la posibilidad de combinar ambas técnicas, aunando la proyección y empuje que da el implante con el volumen y superficie que proporciona la grasa.

Respecto a las prótesis, en función del volumen que se pretenda alcanzar, se optará o bien por implantar por encima del músculo subcutáneo, que permite obtener más volumen, o bien por su colocación debajo del mismo. El Cirujano Plástico es quien valora entre las dos opciones, tomando en cuenta que la segunda opción es más recomendable, ya que de este modo el implante queda fijado en su espacio, minimizando la posibilidad de que se desplace.

La infiltración de grasa autóloga, por su parte, consiste en realizar primero una liposucción para efectuar luego una transferencia de la grasa obtenida con ella al tejido subcutáneo del glúteo. La ventaja de esta técnica es que el efecto logrado con la infiltración de grasa en el glúteo, sumado al de la liposucción previa, potencia la forma deseada de la nalga.

Postoperatorio y recomendaciones

La intervención de aumento de glúteos no presenta gran riesgo de complicaciones. En el postoperatorio, los dos primeros días se pasarán boca abajo y durante la primera semana se evitará estar sentado más de lo imprescindible. Además es importante no realizar ejercicio físico en el que participe el glúteo durante cinco o seis semanas y en los primeros quince días se recomendará al paciente que duerma también boca abajo.


43 vistas